BLOG DE TRIPS&DOGS

El Blog de Uma

En esta ocasión queremos presentaros a Uma, una perrita mestiza bloguera de Ibiza que nos quiere invitar a una escapada por su isla.

Un par de días de relajación y fascinación por las playas y pueblecitos de Ibiza.

A partir de Semana Santa y antes del 15 de junio y a partir del 01 de octubre realizar una escapada a Ibiza es más que recomendable: las temperaturas en la isla aún son muy agradables, no está abarrotada de gente y es una gozada poder disfrutar de la naturaleza y de sus playas. Además, siempre hay algún hotel, apartamento o piso de Airbnb pet-firndly donde poder alojaros.

Para llegar a la isla puedes hacerlo en barco o en avión. Es más cómodo el avión si tienes un perro de raza pequeña porque puedes llevarlo en cabina y no sufrirá tanto estrés como viajando solo en bodega, mientras que el barco aunque se hace más pesado porque son más horas, tiene una cubierta especial para los perros donde pueden viajar cómodamente, con su aire condicionado y hasta con una cámara para que desde dentro del barco puedas vigilarlo a través de una aplicación móvil. También tienes permitido ir a verlo cuando quieras e incluso sacarlo a la cubierta a que estire las patas.

Elijas el transporte que elijas, lo que sí debes saber es que para recorrer la isla lo mejor es alquilar un coche (o traerte el tuyo si vienes en barco) ya que te dará más libertad a la hora de descubrir la isla.

¿Por dónde empezar?

Como es una escapada de dos días y hay que apremiar el tiempo, nada como empezar el sábado por la mañana paseando por el puerto de la marina de la ciudad de Ibiza donde podrás encontrar callejuelas antiguas y pintorescas que te conducirán a la ciudad amurallada de Dalt Vila. Te aconsejamos que vayas con calzado cómodo y no resbaladizo, ya que las piedras de las calles se han mantenido desde cientos de años y es todo cuesta arriba hasta llegar a la catedral. Disfruta de las maravillosas vistas de la ciudad, del mar y de Formentera y párate a hacer fotos de los diferentes rincones que encontrarás en las estrechas callejuelas. Todo un placer para la vista.

Tras este paseo que tu perro agradecerá, nada como dirigirse a la playa de las Salinas o a la playa de Es Cavallet donde poder disfrutar de un momento de playa: tu perro disfrutará como un loco del agua y de la arena mientras vosotros hacéis un picnic para comer y hacer si os apetece un poquito de siesta o de relajación mientras escucháis el sonido de las olas… ¿hay mayor placer? Si estáis animados, podéis acercaros a la torre pirata que se accede tanto desde la playa de Ses Salines como desde la playa de Es Cavallet. El paseo hasta allí es muy agradecido, sobre todo, para tu perro.

Una hora antes de que se ponga el sol, es hora de dirigirse a Cala d’Hort desde donde contemplar una maravillosa puesta de sol con el islote de Es Vedrà quitándole protagonismo al sol. Con sus casi 400 metros de altura este islote emerge del mar imponente y a él se le atribuyen muchos sucesos mágicos. ¡No te lo puedes perder! Es una de las puestas de sol más fotografiadas del mundo.

Una vez despedido el sol, nos dirigiremos rumbo al pueblo de Santa Gertrudis, un pueblo de interior ubicado justo en el centro de la isla y prácticamente peatonal en su totalidad. Pasea por sus calles y anímate a cenar en cualquiera de sus numerosas terrazas donde tu perro será bienvenido.

El domingo, nada mejor que hacer un poco de senderismo y estar en contacto con la naturaleza. Como hay poco tiempo y el sábado se recorrió el sur de la isla, apostaremos para recorrer el norte. Para ello, nada mejor que ir a Portinatx para hacer una ruta circular costera que lleva desde la playa de Portinatx pasando por el faro de Moscartell y bordeando acantilados y costa dirigirnos a Caló den Serra, una calita donde poder descansar y tomar un tentempié antes de volver a Portinatx a por el coche.

Una vez en el coche, es hora de buscar un sitio donde comer. Nuestra recomendación es dirigirse hacia Pou des Lleó donde hay un restaurante con el mismo nombre con una terraza ideal donde poder comer gastronomía típica ibicenca: de entrantes unas olivas con pan y alioli, un arroz caldoso de pescado de primero y un bullit de peix de segundo (pescado con patatas, una delicia para el paladar) y de postre, no puede fallar la greixonera (una especie de flan – pudding) acompañada de unas hierbas ibicencas.

Recién comidos, qué mejor que bajar desde el restaurante a la playa y tumbarse sobre la arena para hacer algo de digestión. Observar el fondo de esta playa rocosa es una delicia: estrellas de mar, erizos de mar o pepinos de mar pueden ser vistos, sobre todo si el mar está en calma. Y tu perro, que aproveche para darse un bañito y corretear por la playa o bosques colindantes si es que aún le queda energía.

Antes del anochecer, hay que hacer parada en Santa Eulalia del Río, donde podrás pasear por su paseo marítimo, puerto deportivo o el paseo del río, encontrarás numerosas terrazas donde tomarte un helado, poder cenar o disfrutar de la noche tranquila de este sereno pueblo.

¡Feliz escapada perruna!

Si te apetece conocer más sobre Uma y sus aventuras, entra en El Blog de Uma, te encantará.

El Blog de Uma


Uso de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Aviso de cookies
Trips&Dogs: 722 446 688